Las puertas automáticas aportan seguridad a la hora de guardar un vehículo o al entrar a la vivienda, lo que además genera una mayor comodidad a la hora de llegar a casa, porque solo se requiere de un control remoto para entrar y salir.

Los sistemas de puertas automáticas se activan con electricidad y existen diversos tipos de motores para su funcionamiento.

Para tener un sistema más completo, se pueden incluir baterías, en caso de que la energía eléctrica  o el motor falle.

Dependiendo de la capacidad del motor, las puertas automáticas pueden instalarse tanto en viviendas, empresas o incluso fábricas, donde hay portones más grandes.

Para que las puertas automáticas abran, se requiere de un control remoto, el cual funciona a cierta distancia, aunque también depende del motor y de las características del mismo.

La mayoría de los controles remotos soportan de 20 a 30 metros de distancia y con tan solo apretar un botón se podrá abrir la puerta antes de llegar a casa.

Artículo creado con información de portones.pro.