Abrir la puerta mediante un celular o conexión de datos proporciona mayor versatilidad, con el fin de que el usuario no tenga que estar enfrente de la puerta y además brinda altos niveles de seguridad en las comunicaciones.

Las comunicaciones entre los dispositivos móviles y las puertas están encriptadas punto a punto mediante protocolos SSL/TLS y AES128. Las conexiones hacen uso de certificados digitales de 128 bits para establecer conexiones seguras a través de internet, y en muchos casos ofrecen además niveles extras de seguridad vía PIN o usuario/password.

Estas son las tecnologías inalámbricas:

NFC

La NFC o Near Field Communication, hace referencia a un tipo de tecnología inalámbrica de corto alcance. Se trata de una derivación de las tarjetas RFID -la tecnología que usan, por ejemplo, los abonos de transporte-. El uso de esta herramienta presenta la gran ventaja de poder abrir la puerta incluso con el móvil apagado. Sin embargo, aunque en Android viene de serie, el uso en iOS es más reducido y hace que su uso pueda llegar a ser restrictivo.

Bluetooth

Es la última tecnología en incorporarse al mercado impulsada principalmente por las limitaciones previamente mencionadas por NFC. La reducción del consumo en la versión 4.0 del protocolo Bluetooth (LE, Low Energy) ha abierto definitivamente las posibilidades a su uso en cerraduras inalámbricas. La compatibilidad de esta solución con la mayoría de los celulares móviles y sus sistemas operativos junto con la democratización de su uso como enlace con otros equipos ha resultado en un incremento en su uso, aunque principalmente dirigido a sectores con menor demanda de seguridad y facilidad de uso como el de apertura de puertas de garaje.

Código

Se puede compartir un código mediante SMS o WhatsApp, sin necesidad de descargar la app. Igual que con la llamada perdida, puedes revocar los códigos para mantener la seguridad de tu puerta.

Artículo creado con información de chekin.com.