Debido a que cada vez se vive en inmuebles más pequeños, la opción de las puertas corredizas es una de las más viables en viviendas modernas, por esa razón te compartimos algunos tipos.

Puerta corrediza de una hoja:

El tipo de puerta corrediza más utilizada para puertas de interior en residencial; principalmente en baños, dormitorios o cocina. Una única hoja con movimiento horizontal que puede ser en ambos sentidos.

Puertas correderas enfrentadas:

En este caso, son dos hojas enfrentadas en el mismo paramento – cara vertical de la pared. Son las típicas puertas correderas dobles muy utilizadas en el salón comedor por poder proporcionar una apertura de gran tamaño.

Puerta corredera + fijo:

Aquí, en la puerta corrediza tenemos una hoja fija que normalmente es de cristal (deja pasar la luz) y está fija a la pared. La otra hoja, es móvil y de mayor tamaño que la fija.

También se utiliza mucho en zonas de paso y comedor salón por el paso de luz y la posible necesidad de ampliar puntualmente el espacio-entrada.

Correderas apilables:

El sistema es muy parecido a las plegables (utilizadas para exterior), pero funcionan como una persiana, es decir, para plegar toda la puerta, las hojas son conducidas por una guía.


Artículo creado con información de arquitecturayconstruccion.mx.